Daniel-Melingo-Oasis-Nuevo-Album
May 11, 2020

Daniel Melingo | “En Francia se aprecia la elaboración y la entrelinea en una obra”

El multiinstrumentista argentino Daniel Melingo es parte de la historia viva del rock argentino. En 1980 se unió al grupo Los Abuelos de la Nada mientras que formó en paralelo, y junto a Pipo Cipolatti, la banda Los Twist. Dos años más tarde fue invitado por Charly García a la presentación de su primer álbum como solista, Yendo de la Cama al Living.

Conforme pasaban los años y crecía su éxito, a finales de los 90’s y principios de los 2000 Melingo comenzó a incursionar en el tango con dos álbumes como solista: Tangos Bajos (1998) y Ufa (2003). Su carrera prosiguió con éxito aunque ya estaba enfocada completamente en el tango. Dio numerosos conciertos, tanto en Argentina como en el extranjero y grabó otros dos álbumes: Santa Milonga (2004) y Maldito Tango (2007), producidos y editados en Francia por el sello Mañana, creado por su compatriota Eduardo Makaroff, fundador del grupo francés de tango electrónico Gotan Project.

Hace pocas semanas Melingo lanzó Oasis, su más reciente álbum, editado bajo el sello discográfico francés Buda Musique y del que ya nos había anticipado algunas canciones, como “Navegantes”, “Está Vivo”, “Camino y Hablo Solo” ft. Vinicio Capossela y “El Blues Rebétiko de 7 Vidas” ft. Andrés Calamaro.

La producción de Oasis llevó aproximadamente dos años. ¿La idea conceptual del álbum cambió a lo largo del tiempo o siempre estuvo pensado como la continuación sus dos álbumes anteriores?

El concepto no cambió, justamente la producción de ese concepto fue lo que demoró tanto al álbum, la prueba y el error. También fue un trabajo largo porque el álbum pasó tanto por una reducción de las canciones como del largo de cada una. Eso y definir cómo se iba a mezclar llevó más tiempo.

La narrativa de Oasis forma parte de las vivencias de El Linyera, el personaje que encarna hace más de una década. ¿Está el nombre del álbum ligado a las metas cumplidas de este personaje después de tanto deambular por el mundo?

Sí, claro. Me di cuenta que mi metodología tiene mucho que ver con el descubrimiento sobre la marcha. Necesito sorprenderme a mí mismo con lo que voy creando al momento en que lo creo. Y eso es algo que muchas veces lo hago sin saber a donde voy pero que a su vez me marca el camino a seguir.

Oasis es la tercera y última parte de la trilogía que empezó en 2014 con Linyera y que continuó con el álbum Anda. ¿Es esta trilogía su proyecto más ambicioso?

Mi música siempre tiene como condimento la ambición. Hace más de veinticinco años que lanzo álbumes como solista y siempre fueron bastante ambiciosos, por eso más de uno demoró más de la cuenta. Muchas veces me tomo el trabajo de retener los álbumes para darles una última revisión, como cuando se presenta un libro. Es en las correcciones donde mejor se condensa el mensaje final.

A lo largo de su carrera formó parte de algunas de las bandas más importantes del rock argentino. ¿Cómo fue que pasó de hacer rock a hacer tango?

El hecho es que yo no comencé haciendo rock, mi formación parte de la música clásica, del tango y de la rebética, géneros inculcados por mi padre, mi madre y mis abuelos. Fue a partir de los 20 años, cuando entro a Los Abuelos de la Nada y conozco a Miguel Abuelo, que comencé mis prácticas dentro del rock, prácticamente con público. No fue sencillo aprender la técnica del tango pero no me costó debido a mi formación.

¿Qué encontró en Francia que lo llevó a editar álbumes en sellos como Mañana o Buda Musique? ¿Siente que hay una conexión particular entre su música y el público francés?

Yo no encontré a los sellos sino que los sellos me encontraron a mí, vieron un estilo que les funcionaba. Siempre tiene que haber simpatía entre el publicador y quien publica. Es mucho más sencillo para el artista que lo vengan a buscar en vez de estar golpeando puertas. Encontré resonancia en el público francés por la elaboración de mi trabajo. Creo que el paladar de los franceses es bastante exquisito, en Francia se aprecia la elaboración y la entrelinea en una obra. Encontrar diferentes capas de interpretación en una obra es algo que el oído francés sabe apreciar.

¿Cómo fueron sus primeros años como músico en Europa y cómo ve al público que asiste a sus conciertos?

Mi primera llegada a Europa fue en 1983, cuando fui a grabar el segundo álbum de Los Twists, Cachetazo al Vicio. Luego volví en 1985 acompañando a Charly García en su banda. Entre 1988 y 1995 nos instalamos en Madrid, donde desarrollé mi tarea como productor en estudios pero no fue hasta 1998 que mi música como solista llamó la atención en Europa. En el año 2001 fui convocado por Eduardo Makaroff, músico del grupo Gotan Project y me invitó a colaborar en Mañana, su sello discográfico: fue recién ahí que comencé un intercambio musical directo con Francia. En 2003 publicaron mi primer trabajo, el álbum Santa Milonga y así sucedió con mi primer trilogía europea. Llevo 17 años trabajando ininterrumpidamente en Europa central.

Clásico y moderno, audaz y desfachatado, Oasis, de Melingo, es resultado de la suma de toda su obra: el rock de la vuelta a la democracia en Argentina, sus primeros pasos por Europa entre los 80’s y los 90’s y la nueva concepción del tango del siglo XXI.

WTF—Pochettes_world_3
Genres

Around The World

Explore the latest world music hits made in France. Follow us for weekly updates ! Escuchar